Gestionar el Patrimonio cultural. Evaluar y mostrar

Ya hemos escrito en alguna otra ocasión sobre la importancia de difundir el Patrimonio como primera medida para su protección. Con esto se pretende poner a disposición del público en general el Patrimonio, y para eso es indispensable la figura del gestor cultural, Una especie de mediador o de conductor entre el Bien y la sociedad.

Pero la difusión no es más que una tarea del gran trabajo de la Gestión patrimonial. Antes debe de haberse puesto en valor el Bien, se debe haber trabajado en su interpretación y se tiene que poner al servicio social para el desarrollo local y para el turismo (que al fin y al cabo van unidos).  Antes de difundir debemos hacer trabajo de gestión a partir de estos tres pasos:

  1. Catalogación ( o lo que es lo mismo, conocer)
  2. Interpretación (que podría ser la labor de planificar)
  3. Puesta en valor (revitalziar)

Estos pasos seguidos de una buena difusión, conformarían los 4 pilares de la Gestión de Patrimonio.

Por tanto, no vale la pena difundir un Patrimonio Cultural que no se encuentra adaptado para su visita o que no está preparado para ser enseñado. Para que la gente pueda apreciar los Bienes culturales debemos antes ponerlos en valor.

¿Y qué es eso de la puesta en valor?

Si eres estudiante ¿te lo has preguntado alguna vez? Porque en realidad es una de las partes fundamentales en la gestión pero en ocasiones cuesta responder a la pregunta. Podríamos decir que la puesta en valor debe formarse por una buena interpretación basada en :

  • –> Estudio integro del Bien.
  • –> Relación cultural e histórica con la sociedad o el pueblo al que pertenece.
  • –> Prepararlo para su exposición pública.

 

La interpretación debe estar basada en el estudio del Bien. Como los Bienes culturales son tan diversos unos de otros, diferentes especialistas entraran en juego para esta tarea que debe llevarse a cabo desde la mayor objetividad posible (siendo esto difícil, lo razonable es no dejarse llevar por ideologías o intereses políticos).

Por otro lado, no basta con escupir un cartelón de información apostado a la puerta del Bien sino que se trata de esclarecer la importancia, la trascendencia del Bien para la sociedad, para los vecinos. Hacer que la comunidad se sienta identificada con ello y pueda comprender su importancia, que en definitiva radica en su aspecto cultural, lo que representa para el conjunto de la población.

Si un Bien Cultural no cuenta con una infraestructura mínima ¿cómo demonios se va a disfrutar? Un yacimiento arqueológico sin musealizar, sin protección y sin interpretación es un solar lleno de piedras. No tiene ningún sentido. Por tanto, una buena interpretación debe ir seguida de una buena presentación.

Si quieres leer más sobre la puesta en valor de los Bienes Culturales puedes leer este artículo.

Pero ahora bien. No debemos caer en el error de pensar que todo yacimiento arqueológico debe ser convertido en museo. No. Esto dependerá de muchos factores. Si bien es cierto que un yacimiento musealizado  supone una infraestructura más atractiva y mejor acondicionada para la difusión, la educación y la conservación, no siempre se cumplen las condiciones para que se ejecute un proyecto de tal magnitud.

Para saber más sobre la musealización de yacimientos arqueológicos echa un vistazo a esto.

musealizar un yacimiento

Buscando la mejor opción para mostrar

Son muchas las razones para musealizar un yacimiento. Y variadas. Y específicas a cada caso. Se deberá tener en cuenta el proyecto  urbano  (en caso de que el Bien esté integrado en la ciudad) que se vaya a llevar a cabo en los próximos años. ¿Se va a edificar? ¿Se va a construir una carretera junto al yacimiento? ¿Cómo va a evolucionar el entorno? Puede que el Bien cultural no se musealice pero pueda tener un uso alternativo adaptado a su espacio. Puede que no esté destinado a atender a visitas peor pueda ser disfrutado de otro modo. Depende de las características y el espacio.

yacimiento arqueologico en el Ayuntamiento de Alicante

 

Sin ir más lejos, el ayuntamiento de Alicante encontró restos arqueológicos con murallas defensivas y casas, en unas obras de ampliación del propio edificio. ¿Qué se hizo? Pues se cerró el perímetro y se continuó edificando. Ahora, parte de las oficinas del Ayuntamiento de Alicante se encuentran sobre un yacimiento arqueológico de época medieval que puede ser visto por los transeúntes desde la calle del edificio.

Este es un ejemplo de acondicionamiento de un yacimiento arqueológico a unas circunstancias que, aun pudiendo haber sido más apropiadas, han permitido que no se pierdan un pedazo de historia de la ciudad de Alicante. Al fin y al cabo, el objetivo en parte se cumple que es el de mostrarse al público y ejercer una labor didáctica. Esto se puede conseguir musealizado o no, dependiendo de las diferentes casuísticas que nos encontremos.

 

Deja un comentario

You must be logged in to post a comment.