Labsanesteban finalista del concurso de ideas

Labsanesteban finalista del concurso de ideas
Labsanesteban finalista del concurso de ideas

El proyecto Labsanesteban donde colabora Arqueoweb ha sido selecionado como uno de los seis proyectos finalistas en el consurso de ideas para la recuperación y puesta en valor del yacimiento arqueológico de San Esteban y su entorno convocado por la Consejería de Cultura y Turismo de Murcia con el proyecto llamado Jayun Kabir.

JAYUN KABIR: DESCRIPCIÓN DE LA PROPUESTA:

1.- Un reto urbano para Murcia: espacio público y espacio arqueológico

El proyecto consiste en la construcción de una gran cubierta que protege los restos arqueológicos. Sobre esta cubierta generamos un jardín público que permita recuperar el Jardín de San Esteban y lo haga compatible con el programa arqueológico y museístico. Recuperamos el espacio público de la plaza de San Esteban, pero multiplicado por dos: sobre cubierta con el jardín, y bajo cubierta con un yacimiento accesible

2.- Dos paisajes: cultural y natural: 200% público.

Dos mundos, la plaza arriba y el espacio arqueológico debajo. Arriba se localiza el espacio público, donde recreamos un paisaje natural, el nuevo Jardín de San Esteban, un jardín abierto en donde un paisaje natural (topografía orgánica y vegetación mediterránea) y el agua son protagonistas.

Mientras, abajo se puede visitar y apreciar la gran escala del yacimiento, en un espacio amplio, diáfano y protegido de la lluvia. Dentro de este gran espacio se introducen una serie de pasarelas y boxes. (espacios de trabajo y musealización) que ayudan a delimitar las circulaciones y a contener el programa de aulas, talleres, salas y despachos.

3.- Una cubierta ligera que apoya en los patios

La cubierta está formada por una estructura metálica ligera que apoya en unos pilares con forma de árbol (amplios arriba y estrechos abajo). La forma de estos pilares ayuda a repartir las cargas y concentrarlas en pocos puntos de apoyo, que son los patios del yacimiento. De esta manera dejamos intactas calles, fachadas, pavimentos y demás elementos arquitectónicos de los restos.

La cuestión técnica que hace viable esta respuesta es la localización de unos puntos de apoyo que sean compatibles con el yacimiento sin un impacto negativo, y para resolverla se ha recurrido a los patios, considerando que éstos son los únicos puntos donde se puede realizar una mínima intervención para localizar la cimentación de la estructura de cubierta.

4.- Protegido pero abierto.

Esta operación deja los restos islámicos a cubierto, para mejorar tanto su conservación como las condiciones para la visita y el propio trabajo arqueológico; pero abierto por numerosos puntos de contacto a cota cero con la ciudad en todos sus puntos relevantes. Y aún más, integrado en los recorridos habituales del transeúnte mediante las pasarelas que lo atraviesan sin interferir en el recorrido museístico, además de generosamente visible desde todas las calles que lo rodean mediante las grandes bocas que se levantan en casi todas sus esquinas.

5.- Abierto por Obras.

No se completan las excavaciones para después musealizarlas, sino que se acomete la exploración necesaria para determinar con precisión los lugares de apoyo de la estructura y ajustar su diseño, pudiendo abrir al público, todo o una fase del edificio, desde casi el primer momento.

A partir ahí, conviven la presencia del ciudadano y la visita del turista con las excavaciones de los expertos, que son responsables de ubicar sus boxes de trabajo y aparataje de manera itinerante según sus necesidades, a la vez que van determinando el mejor itinerario y contenidos expositivos para la visita, según las excavaciones van desplazándose de un área a otra del yacimiento y van produciéndose los hallazgos.

6.- Ejemplaridad: Una nueva monumentalidad.

La nueva monumentalidad, relativa a las obras o aventuras que se emprenden desde lo público, no puede ser otra cosa que la ejemplaridad.

Por un lado, respecto a las condiciones sociales, de integración, de servicio público y de predominancia de la búsqueda del Bien Común frente a intereses o usos sectarios o minoritarios. Por otro lado, respecto a las problemáticas de lo medioambiental, del compromiso en la búsqueda del “edificio” de menor impacto y consumo energético y medioambiental posible. Austeridad para conseguir los fines más ambiciosos posibles con los medios imprescindibles.

De aquí la propuesta de reducir el programa habitualmente edificatorio a un conjunto de boxes de madera, pequeños en volumen climatizable en comparación con un edificio completo con todas sus grandes salas y vestíbulos. El esfuerzo material y económico se centra fundamentalmente en la gran apuesta de devolver a la ciudad la totalidad de la superficie del antiguo jardín, que es lo que justifica la envergadura de la estructura, que debe entenderse como una respuesta muy eficaz y económica (por la escala de sus paños de forjado y distancia entre apoyos) a ese deseo.

Entradas relacionadas