Los ocho puntos de Boito

Por lo general, dentro del Patrimonio Cultural y el Arquitectónico, se intenta intervenir el bien lo menos posible. Es un principio de la gestión que en ocasiones no queda otra opción que echarle mano por el estado de conservación del BIC, pero que se intenta evitar a toda costa, sobretodo la reconstrucción, algo que impacta de forma considerable en los bienes culturales.

De hecho, y por si no estuviera claro para los profesionales del Patrimonio Cultural, la Ley de Patrimonio Histórico Español lo deja bien claro:

Se debe conservar, consolidar y rehabilitar los edificios y monumentos históricos evitando la reconstrucción

La intervención de un BIC para su restauración consiste en recuperar parte de su originalidad. Pero si se reconstruye, ya pierde esa esencia. Lo que se pretende es conservar el Patrimonio Cultural sin intervenirlo directamente.

restauracion

El Patrimonio Arquitectónico y su restauración

Si un Bien de Patrimonio está más expuesto al deterioro y al paso del tiempo, este es el Arquitectónico. Monumentos y edificios emblemáticos necesitas más que ningún otro Bien Cultural de la restauración. Por eso, en numerosas convenciones de la UNESCO se ha abordado el tema de la Restauración del Patrimonio Arquitectónico.

Porque no te creas que esto es 2+2=4. No. Hay diferentes puntos de vista y a lo largo de la historia se ha utilizado diferentes métodos de restauración.

Si quieres saber más sobre el Patrimonio Arquitectónico lee esto.

restaurando una iglesia

Uno de los métodos más consolidados a lo largo del tiempo y que mayor prestigio a nivel internacional es elaborado por Camilo Boito que propuso ocho puntos fundamentales en los que se tenía que basar toda restauración arquitectónica para que ésta fuera apropiada.

Quién es Camilo Boito

Camillo BoitoCamilo Boito fue un profesor de Arquitectura Civil de la Academia de Veneciay critico de Arte que se especializó en Restauración de Bienes Culturales. Tuvo gran influencia tanto académica como profesional en este ámbito y en el Congreso de Arquitectos e Ingenieros Civiles de 1883 (Roma) propuso su Carta de Restauro en la que proponía estos 8 puntos fundamentales que pasaron a llamarse los ocho puntos de Boito.

Como ya te hemos repetido en ese blog en más de una ocasión, más vale prevenir que lamentar y es que restaurar no es sinónimo de mejorar. A veces ha sido peor el remedio que la enfermedad (algún día repasaremos algunos pufos bien sonados de restauraciones de dudosa eficacia). Y Boito era consciente de esto.

[Tweet “En #Patrimonio más vale prevenir que lamentar y es que restaurar no es sinónimo de mejorar”]

Para Boito, la restauración era el último recurso del restaurador y apostaba por una intervención restrictiva, lo que venía a ser: consolidar antes que reparar y reparar antes que restaurar con el objetivo de conservar, en la medida de lo posible, el aspecto original y la peculiaridad de los bienes intervenidos. Estos principios los identifico como el principio de la Restauración moderna.

 

Cuáles son los ocho puntos de la Restauración Científica de Boito

A partir de ese objetivo de conservar al máximo la naturaleza de los bienes y de evitar en lo posible la restauración, Boito estableció en su “Carta de Restauro” sus ocho puntos fundamentales que toda intervención debe cumplir, sea cual sea el tipo de Bien Cultural:

  • 1- Diferencia del estilo entre lo antiguo y lo nuevo.
  • 2- Diferenciar los materiales usados en la obra.
  • 3- Supresión de elementos ornamentales de la parte restaurada.
  • 4- Exposición de restos o piezas que se hayan prescindido o eliminado en el proceso de restauración.
  • 5- Incisión en cada fragmento renovado con un signo que indique la fecha y que se trata de una pieza nueva.
  • 6- Colocación de un epígrafe descriptivo de la actuación realizada y expuesto en el propio bien.
  • 7- Exposición de fotos, planos y documentos donde se observe el proceso de la obra y publicación de las obras de restauración.
  • 8- Notoriedad destacando el valor de lo auténtico y resaltando el trabajo realizado.

restauración BoitoCon estos principios, Boito apostaba por otorgar a la Restauración de los Bienes Culturales un valor histórico y arquitectónico pero teniendo en cuenta también su entorno y su contexto social.

Estos principios de Boito están muy presentes en la actualidad, no sólo a nivel internacional sino también en las leyes nacionales y autonómicas del Estado Español y por lo general se tienen en cuenta en cualquier proyecto de Restauración.

 

Entradas relacionadas

% Comentarios (1)

Un buen ejemplo es la rehabilitación del Castillo de Castellón: los lienzos de muro caídos se reconstruyen con la piedra original recogida así como tb el cemento de revestimiento q se realizó con el material derruido.

Deja un comentario

You must be logged in to post a comment.