¿Se debe pagar por el Patrimonio?

Hace ya algunas semanas que participamos en el evento organizado por el SECYT en el Parque del Malecón en Murcia. La verdad que cada año estamos más satisfechos de poder participar y contribuir al desarrollo y difusión de la ciencia en acontecimientos como este. El SECYT lleva ya muchos años organizado este tipo de ferias para promover y sacar la Ciencia a la calle y así permitir a la gente disfrutar de ella y conocerla en un ambiente didáctico, divulgativo y divertido.

Y lo mejor de todo es que este festival era gratis. Bueno, ¿lo mejor? Que se pague o no se pague por estos eventos no sé si es positivo. ¿Habría que pagar por la ciencia y la cultura? Porque al final, alguien tiene que “pagar el pato”.

.

Explotar el Patrimonio como herramienta económica.

pagar por culturaVoy a dejar de lado la rama más científica de la materia y me voy a centrar en analizar la cuestión de la cultura, concretamente la del Patrimonio Cultural, en concreto del pasado. Los bienes culturales y todas sus vertientes (jardines históricos, museos, edificios, yacimientos, etc. ) que son en algunos casos disfrutados de forma casi gratuita y en otros muchos resulta casi una ocasión especial poder visitarlos por los elevados precios.

No cabe la menor duda (creo que en esto estarás de acuerdo) de que el pasado, representado de forma física en nuestra cultura material, tiene, por encima de todas las cosas, una concepción romántica, sentimental con nosotr@s mism@s. Muchos de los Bienes Culturales a nuestro alrededor nos representan en cierto modo y nos sentimos identificados con ellos. Les tenemos cierta estima.

Pero al aspecto afectivo se le suma una cuestión económica enfocada desde el punto de vista del turismo sobre todo. No cabe duda de que el Patrimonio Cultural puede ser (es, de hecho) un motor económico local y que por tanto hay que considerarlo también de este modo. El turismo es uno de los principales negocios del siglo XXI y mueve a mucha gente alrededor del mundo. Y el Patrimonio Histórico sirve para muchas cosas y representa un gran gancho para ese turismo.

turismo-cultural-en-AlicanteDebido a esto, algunos yacimientos arqueológicos de España están siendo sobreexplotados por el turismo y en ocasiones, esto se ve reflejado en el estado de conservación de estos sitios arqueológicos.

Aquí en España, los lugares arqueológicos están financiados por la administración pública y recibe fondos para su gestión (conservación, musealización, difusión, etc.) pero como te podrás imaginar, no llega a todos sitios por igual y en general no resulta suficiente.

.

¿Se debería abrir la financiación del Patrimonio Cultural a la iniciativa privada?

Esta cuestión es extremadamente delicada. Dejar que empresas privadas apostaran por el Patrimonio Cultural supondría mercantilizar el pasado. ¿Qué quiero decir con esto? Pues que cualquier empresa privada que invirtiera dinero en un parque arqueológico o en un castillo medieval, tendría como principal objetivo conseguir beneficios.

Dejar que empresas privadas apostaran por el Patrimonio Cultural supondría mercantilizar el pasado.

¿Y eso qué supondría para nuestro Patrimonio?

Pues que probablemente, se viera repercutida la forma de mostrarlo, dejaría de ser el Patrimonio de la sociedad para pasar a ser un objeto comercial para generar ganancias. Y esto no es el objetivo del Patrimonio. El Patrimonio Cultural en sí mismo no tiene por qué ser rentable, aunque si es cierto que se puede.

Todo lo que genera el Patrimonio alrededor en cuanto a puestos de trabajo, restauración hostelería y demás, también es riqueza. Pero no hace el Patrimonio Cultural un objeto mercantilizado propiamente como sucedería si se explotara comercialmente. ¿Pero sucedería esto realmente?

Paso a realtar algunas posibles ventajas e inconvenientes de lo que supondría la financiación privada en el Patrimonio:

  • PROS: se podrían desarrollar trabajos de conservación y preservación del bien y por consiguiente, perduraría más en el tiempo. Se daría más a conocer, llegaría a más gente y más personas de todo el mundo podrían acceder a él. Potenciaría la economía local, generaría puestos de trabajo y dinamizaría la economía.
  • CONS: dejaría de pertenecer a la gente, sería más restrictivo, representaría unos valores que se alejan de su verdadera función, perderían significado, probablemente se perdería la concepción romántica y el sentimiento de pertenencia. Se masificarían las visitas y pondría en peligro la preservación del Bien.

 

Entonces, si el Patrimonio cultural no tiene por qué ser rentable, ¿por qué pagar por el Patrimonio?

bathEn una visita a la ciudad de Bath con mi pareja recuerdo que pagamos 16£ por entrar a ver las termas romanas. ¿Lo valía? No lo sé realmente. ¿Cuanto vale un yacimiento arqueológico? Yo los pagué a gusto porque tienes que ver las termas. Se encuentran en un fantástico estado de conservación y mantiene todavía gran parte de su estructura casi intacta. Espectacular.

Ahora bien, ¿16£? Si forma parte del Patrimonio Cultural, es de todos, ¿no debería ser gratis? Pues mira oye. No. Ese yacimiento requiere una gran inversión en conservación y en ella trabajan profesionales que han invertido su talento en formarse académicamente para poder ofrecer ese Patrimonio. Como dice en muchas reuniones Fran, “tenemos la mala costumbre de comer todos los días”.

Y es que el Patrimonio Cultural engloba muchas profesiones que deben ser pagadas, como es obvio. Y la cuenta no se paga sólo con los impuestos.

Entradas relacionadas

Deja un comentario

You must be logged in to post a comment.