Los recursos educativos de un museo

Un museo abarca mucho… o poco. Según el programa y el proyecto que tengan, claro. Lo que no cabe duda es que una institución como esta ofrece muchas posibilidades a la comunidad para aprender, pasar un rato agradable y disfrutar de la historia y sus curiosidades.

Esto es muy subjetivo pero, uno de los objetivos principales de un museo es el de educar a la ciudadanía. Y para conseguir esto, el museo debe contar con unos recursos, actividades y material apropiados. De lo contrario va a ser difícil que consigamos el objetivo.

Casi todos los museos tienen un departamento educativo. Si no con ese nombre, con otro. El caso es que hay personas normalmente que se encargan de desarrollar estos programas.

Cada museo tiene sus recursos

Pero esto no son matemáticas. Como sabes, hay museos de lo más variopintos. didáctica msueoDe todo tipo, de todas las temáticas posibles: museo del chocolate, museo de miniatura, el museo de la ciencia, museo de los bomberos, museo de los horrores…

Con esta panoplia de exposiciones cada institución tiene sus peculiaridades para crear actividades y proponer su oferta educativa. Por esto es complicado establecer unas actividades que funcionen para todo tipo de museos. Cada museo utiliza unos tipos de recursos dependiendo de sus características. Pero como norma general, los siguientes son los más comunes y utilizados.

Herramientas educativas en un museo

La visita guiada

No cabe duda que resulta uno de los recursos educativos más recurrentes de un museo. Generalmente realizadas por el personal del museo para grupos (de lo más variopintos). Casi todos los museos cuentan con este servicio, que puede considerarse básico en el proyecto educativo de toda institución museística.

Del mismo modo que los grupos pueden ser de muy diversa naturaleza (adultos, estudiantes, extranjeros, etc.), igual de diferente puede ser una visita guiada. Porque no es lo mismo transmitir a un grupo que a otro.

Es complicado establecer unas actividades que funcionen para todo tipo de museos

No consiste en vomitar la información que pueden leer en la cartelería de las vitrinas sino en transmitir, compartir y provocar el conocimiento. Y para eso hay que adaptar el discurso al visitante. Pero no solo la dicción, sino también el uso de otros recursos (que toquen, que vean, que comenten…) es imprescindible para llevar a cabo una buena visita guiada.

Yo he trabajado en algunos museos como guía y es una experiencia positiva para ambas partes: el visitante y el guía. Porque siempre aprendes algo y no hay nada mejor que la interacción entre las personas para compartir el conocimiento y aprender.

 

educar en un museo

Charlas y Conferencias

Otro recurso muy utilizado en muchos museos locales para atraer a todo tipo de personas a sus instalaciones es el de organizar eventos culturales. Lo más habitual es encontrar charlas y conferencias de temáticas relacionadas con la exposición del museo, sea ésta temporal o permanente.

Este tipo de eventos están generalmente enfocados a un público adulto y con cierto conocimiento inicial sobre el tema. No es que sea lo ideal pero es así. Algo menos recurrente y que está igual de bien es organizar esas charlas para un público más genérico, neófito en el tema, que sirva para introducir un tema concreto o para despertar el interés de una exposición. Pero ya te digo que es menos habitual.

no hay nada mejor que la interacción entre las personas para compartir el conocimiento y aprender.

Raro es que gente que no haya pisado el museo, vaya por primera vez para asistirá una conferencia. Estos eventos están más enfocados a un público interesado ya en la materia y que conoce la exposición o tiene cierta nocion, interés o deseo de saber sobre el tema.

Hay muchas temáticas (tantas como museos) pero también muy diversas formas de llevar a cabo las charlas y conferencias. Dependiendo de los medios logísticos con los que cuente el museo será más o menos espectacular. Pero lo más importante es el rastro que deja tras de sí en el asistente, las preguntas que provocan y las inquietudes que despiertan. Y en eso tiene mucho que ver las personas que las realizan.

educar con los museos

Material didáctico para el colegio…y el adulto.

Otra de las herramientas muy útiles, económicas y funcionales ara el museo son las guías didácticas. Material que complementa la visita guiada y que permite continuar en el estudio y aprendizaje del tema una vez abandonado el museo.

A pesar de que son un recurso muy utilizado para grupos de escolares, no sólo se elaboran para los pequeños. Aunque no cabe duda de que surgieron como elemento de aprendizaje para los colegios.

¿Por qué? Porque fomenta el aprendizaje por descubrimiento principalmente. A través de juegos, preguntas, tareas y retos, el alumnado son capaces de aprender por ellos mismos y trabajando en equipo.

actividades de museos

Cursos y seminarios

Muchos museos organizan seminarios destinados a formadores. Hace unos meses asistí a uno de estos cursos en un museo de mi ciudad. En ellos se explica la temática en profundidad y se “enseña” a los “enseñadores” cómo acercar el museo o la exposición correspondiente al alumnado.

Centro didáctico y de interpretación

educar museos

Algunos museos cuentan con salas de interpretación. Sobre todo museos arqueológicos por su carga informativa y, en ocasiones, complejidad que hace necesario acompañar la visita con información adicional.

Es una alternativa adicional para aquellas personas que optan por realizar una visita individualizada. En ocasiones, esta información adicional se muestra en cierto modo informal para, partiendo de lo particular, guiar al visitante hacia lo general.

En este tipo de salas y centros de interpretación, el visitante tiene la posibilidad de experimentar por sí mismo, manipular, indagar por su cuenta y hacia donde estime oportuno y explorar  y profundizar lo que quiera.

No hay nada mejor para el aprendizaje que experimentarlo por uno mismo.

Otro recurso muy peculiar y con una gran utilidad práctica son los kits o materiales de aprendizaje. Son cajas o maletas repletas de objetos peculiares de la exposición. Réplicas, evidentemente, que permiten a la persona tocar y sentir las piezas, estudiarlas y manipularlas. Son muy recurrentes como recurso didáctico para la escuela.

Este tipo de material  se enfoca principalmente para llevarse consigo, como recuerdo o para experimentar en casa. Aunque en los museos anglosajones son herramientas muy recurrentes en las visitas y centros de interpretación.

No será por ganas. Porque por fortuna, los museos están llenos de grandes profesionales con grandes ideas y cada día surgen nuevas iniciativas para fomentar el conocimiento y mejorar la experiencia del visitante a estas instituciones. Porque los recursos para un museo son interminables.

Entradas relacionadas

Deja un comentario

You must be logged in to post a comment.