La Restauración del Castillo de Calasparra

Calasparra castilloEl año pasado llevamos a cabo la Restauración del Castillo de Calasparra. Un recinto fortificado que se encuentra en lo alto de un cerro en la Serreta de San José y que el tiempo había castigado duramente desde que fuera abandonado hace casi 4 siglos. Desde lo alto de este cerro se puede tener una visión periférica de todo el territorio, lo que otorgaba una gran ventaja defensiva. Y es que no es de extrañar que los Hospitalarios escogieran esta colina como fortificación para el territorio.

Un poco de Historia, de la Gran Historia del Castillo de Calasparra

La primera fase de restauración fue el estudio y documentación del propio Castillo. Una historia fascinante ligada a los templarios de la Orden de Jerusalén que utilizó la colina como baluarte para el control del territorio colindante. Según los sondeos arqueológicos que realizamos en el yacimiento junto a la muralla, el origen del castillo se remonta a en torno el siglo XII, en época árabe, y tenía como funcionalidad la de proteger a la población colindante otorgando un espacio amurallado en caso de ataque. Esta fortaleza gozó de gran actividad desde el siglo XII aunque su ocupación más importante se protagonizó hacia los siglos XIV-XVI.

Castillo de Calasparra sondeo

Durante este periodo, la villa de Calasparra tuvo que ser muy próspera y de gran importancia para el Reino de Castilla (al que pertenecía). Probablemente, esa era la razón por la que los templarios de la Orden de Jerusalén se establecieran ahí; para fortalecer la presencia de la Corona en un lugar cercano al Reino Nazarí de Granada.

En niveles estratigráficos relacionados con el siglo XVII se aprecia cierto deterioro y decaimiento del territorio lo que indica que por esa época se abandonó dejándolo a su suerte y desatendido hasta ahora. De ahí que, tras más de tres siglos, el Castillo muestre tantas arrugas y achaques.

Los principales trabajos que realizamos en el Castillo de Calasparra

El castillo no se encontraba en muy buen Restauración del Castillo de Calasparraestado de conservación y nos costó elaborar un plan de restauración. El abandono al que había estado durante siglos era evidente y dejó mella en los restos que aún se conservaban. Un tesoro arquitectónico de tal envergadura de la Historia de la Península Ibérica, no debería llegar a este punto de deterioro. Y por eso, nos pusimos con gran entusiasmo a hacer que el Castillo nos hablara de su Historia y de sus males.

Cuando afrontamos la restauración de un bien desde el departamento de Restauración, seguimos los principios básicos de intervención de un bien de patrimonio.

Entre las tareas más importantes que tuvimos que realizar se encontraban las de sellado e inyectado en las grietas que había en la muralla. La muralla se elaboró aprovechando la pendiente de la montaña donde se encuentra el castillo, lo que es una manera muy inteligente de aprovechar los accidentes geográficos como mecanismos de defensa natural. Sin embargo, este sistema defensivo trajo como consecuencia que, al cabo de muchos años, la presión de la tierra de la propia pendiente empujara la muralla provocando esas grietas que tuvimos que sellar y fortalecer.

Del mismo modo que tuvimos que “tapar esos agujeros”, nos vimos en la obligación de reintegrar material en las oquedades del propio muro. Ya no hablamos de grietas sino de algo más peligroso para la conservación que ponía en serio peligro la perduración del muro.

el levantamiento del muro de Castillo CalasparraDebido a este estado tan delicado en que se encontraba, nos decidimos por la opción de utilizar la técnica del “tapial calicastrado”. ¿Y qué es eso? es una técnica constructiva que, como todo tapial, se realiza mediante un encofrado, pero el proceso de fabricación es diferente a otros tapiales. ¿Cómo se fabrica tapial calicastrado? Se construye el cajón donde se van a verter los elementos que conformarán la el tapial, pero a diferencia de otros, antes de verter una tongada se apisonan o se acuñan unos 10-12 cm de altura de cal contra las paredes del cajón, no se aplica cal de forma explicita en la parte central del muro o muralla. Posteriormente a esta operación se coloca la misma altura para el relleno del muro o muralla, que puede ser piedra o de tierra y todo es apisonado, tanto la parte con cal como la parte central con tierra. Esto se llevó a cabo respetando las señales constructivas que se conservaban porque, como ya he comentado, el castillo en general no se encontraba en muy buen estado. También quedan cimientos de otras construcciones, a parte de la muralla, pero en muy mal estado de conservación.

Una vez apisonado se repite la operación, cal en las caras y relleno de tierra y se apisona, hasta que se completa la altura del cajón. Y de esta forma se realiza un muro de tapial caliscastrado. Es una técnica mucho más barata que la del tapial de cal y cantos, ya que unicamente se emplea cal para las caras del muro.
 

Cómo llegar al Castillo de Calasparra

A día de hoy, el acceso al Castillo es mucho más sencillo y se puede apreciar desde gran distancia la fortaleza. Aquí tienes una buena escapada para este verano, el Castillo de Calasparra, y podrás apreciar el trabajo de restauración que hicimos desde Patrimonio Inteligente y de paso comprar un par de kilos de arroz Bomba 🙂 .

Te dejo unas indicaciones que te ayudarán a llegar al cerro:

mapa Calasparra

  • Desde el este de la Península tomar la Autovía E-15/A70 hasta la salida 91 (Jumilla/Calasparra) y tomar la carretera C-3314 dirección Murcia/Calasparra hasta llegar a Calasparra.
  • Desde Madrid, tomar la A3 y continúa por la A31 hasta la salida 79 dirección Murcia/Albacete y posteriormente seguir para Murcia. Tomar la salida 89 en dirección Jumilla/Calasparra para posteriormente tomar la carretera C-3314 a Calasparra.

¿Tienes algún comentario que hacer? Has visitado los restos del Castillo de Calasparra?

Entradas relacionadas

Deja un comentario

You must be logged in to post a comment.