Mama, quiero ser arqueólogo/a

Excavando
Excavando cuando era estudiante

En estas fechas, no  son pocos los estudiantes que estarán pensando hacia donde encaminar su futuro profesional y que formación elegir cara al curso académico que viene. Ciclos formativos, carreras universitarias, másteres, la oferta educativa se ha multiplicado en los últimos años y con la sucesiva implantación del Plan Bolonia en los estudios superiores, se ha vuelto cada vez más compleja.

Sin embargo hay una serie de salidas profesionales que tradicionalmente han sido muy valoradas por el público juvenil y denigradas por el público más maduro tachándola de tener “pocas salidas”. Y una de esas profesiones es la mía, la arqueología.

Hoy en día hay multitud de oportunidades para estudiar esta profesión, bien por a través del Grado de Historia o Historia del Arte, bien a través de un Máster Universitario o finalmente mediante una nueva opción que es el Grado de Arqueología, ofrecido actualmente sólo por cuatro universidades españolas (ya disponibles en la UB, UAB y UCM y en la US sólo desde este próximo año). Como verás la oferta formativa está ampliamente implantada en todo el territorio nacional.

A la hora de formarte como profesional de la arqueología no dudes en que será un camino duro, pero no menos que el de cualquier carrera universitaria. Lo mejor de todo es que será un camino muy satisfactorio, pues en cada paso que des en tu formación será aun más satisfactoria que el anterior. En las prácticas que llevarás a cabo conocerás profesionales y amigos que mantendrás el resto de tu vida. Todo esto te hará crecer como persona y como profesional.

Si queremos buscar justificaciones económicas podemos aportar unas serie de cifras. Las industrias culturales en España suponen el 2,8 del PIB en 2010 lo que significa casi 30.000 millones de €. Además según  las estadísticas oficiales, dentro del epígrafe de empresas con  actividades de bibliotecas, archivos, museos y otras actividades culturales, hay censadas casi 4.000 empresas con un volumen de negocio total de casi 670 millones de €. En España hay catalogados millares de yacimientos arqueológicos de los cuales 16.409 tienen el máximo grado de protección según el Ministerio de Educación, Cultura y Deportes a fecha de 2011. No todos ellos tienen un potencial como para ser susceptibles de una investigación arqueológica en profundidad o convertirse en un recurso turístico de entidad. Estas cifras nos da una magnitud de la cantidad de trabajo que tenemos por delante. Pero lo más importante de todo es que tendrás la oportunidad de dedicarte a una profesión de futuro y llena de posibilidades, quizás no como lo habíamos conocido hasta ahora.

Existen multitud de oportunidades para desarrollar proyectos: la administración pública, las universidades, y sobre todo la iniciativa privada y el autoempleo. No hay que tener miedo a estas últimas opciones, pues si bien es un arduo camino, las gratificaciones emocionales son enormes. Y las perspectivas de futuro son espectaculares.

Necesitamos profesionales formados con ideas nuevas y refrescantes que, aplicando nuevos modelos de investigación, nuevas formas de difusión, y nuevas ideas de explotación; tomen las riendas de la arqueología española del siglo XXI. Otros países se nos están adelantando implementando nuevas iniciativas de investigación y difusión con óptimos resultados. Es nuestra responsabilidad tomar las mejores ideas, perfeccionarlas y a partir de ellas buscar nuestro propio camino.

Os esperamos, queda mucho trabajo por hacer, y además es un trabajo precioso.

Entradas relacionadas