José Manuel Crespo, el Arqueólogo de Patrimonio Inteligente

Hola, me llamo José, soy arqueólogo y vivo en Orihuela. Os preguntareis ¿vive en Orihuela y trabaja en Puerto Lumbreras y en Lorca? Bueno, si algo te apasiona no supone demasiado sacrificio el tiempo que pueda emplear en el transporte, además de esta manera puedo disfrutar de uno de mis hobbies, que es la música. Si veis a un “loco” dando gritos dentro de un Focus, ese soy yo, jeje.

Además de la música, tengo otros muchos hobbies: Cine, teatro, series, viajar, los videojuegos, mountain bike, fitness (aunque me falta tiempo para esta), tocar la guitarra, etc. Me gusta también la literatura, pero curiosamente detesto la novela histórica. No porque sea de mejor o peor calidad, es que sale mi vena crítica de historiador y al final no disfruto de ella. Por eso me quedo con la literatura fantástica, perfecta para desconectar del mundo y trasladarte a otro totalmente inventado.

Mi perfir académico

José Manuel CrespoComo ya he comentado soy historiador, Licenciado en Historia con intensificación en Historia Medieval, y me encargo de la parte de Arqueología de la empresa Patrimonio Inteligente.

¿Por qué digo historiador y no arqueólogo? Muy simple, tengo la convicción, y esto me ha supuesto muchas discusiones, de que la arqueología es un método que se aplica para obtener un conocimiento científico de la actividad humana producida en un lugar en un momento, o diversos momentos, del pasado.

El inicio del empleo de la escritura, hace ya más de 5.000 años, permitió un nuevo tipo de manifestación y testimonio del ser humano. Una información, el estudio de las fuentes escritas, tan importante como la información obtenida del estudio de las fuentes materiales, y que por desgracia tanto los estudiosos de un tipo como del otro, olvidan su existencia, e incluso la descalifican, en la mayoría de los casos.

Esta forma de pensar, por desgracia bastante particular aunque no lo parezca dentro de la profesión, tal vez se deba a mi formación en la Universidad de Murcia, y a mis clases de paleografía, y durante las vacaciones dedicarme a las típicas excavaciones arqueológicas universitarias vinculadas a algún proyecto de investigación, y que es donde se le pilla al gustillo a este mundillo.

Mis primeras excavaciones

Fueron en el marco de un curso que realizaba la Universidad de Murcia en el Balneario Romano de Fortuna, por el 2.002. Allí fue donde tuve el primer contacto con lo que serían posteriormente “mis jefes”, que por suerte, hoy día son algo más importante, son amigos. Allí fue donde descubrí lo reconfortante que podía ser vivir siendo un arqueólogo y que cada día, en cada excavación, se abriese una nueva aventura y una nueva investigación. Si, en cierto sentido una parte del trabajo del arqueólogo es ser un “detective” de los sucesos del pasado y como estos hechos dejan su marca en la cultura material.

Sin embargo, pronto me di cuenta lo distinto que es ese tipo de excavaciones de lo que es dedicarse a ello profesionalmente. A veces tenemos que tratar con personas que no les gusta lo que hacemos lo más mínimo pero bueno, a estas alturas ya estamos acostumbrados.

Qué hago en Patrimonio Inteligente

Mi trabajo para la empresa Patrimonio Inteligente consiste en la realización de excavaciones arqueológicas. Es un trabajo que me encanta. Me gusta estar en una excavación bajo el sol todo el día durante meses, tanto por los restos que puedas estar recuperando como por las relaciones que haces con el personal que te ayuda, y es que no hay mejor forma de hermanarse con la gente que en una excavación arqueológica.

Durante la excavación mi trabajo consiste en lo siguiente:

  • tomando información arqueológicaSupervisar la excavación para que se ejecute según lo previsto y siguiendo el método arqueológico apropiado para evitar deteriorar los materiales o los estratos arqueológicos y estructuras (enla medida de lo posible).

 

  • Dibujos en planta, fotos, toma de cotas, descripciones de objetos, Unidades estratigráficas y un largo etcétera.

 

  • Registrar la secuencia estratigráfica, los distintos niveles y los restos materiales asociados a ésta, y plasmarla en las fichas de Unidades Estratigráficas.

 

  • Tomar muestras de los diferentes sedimentos o de otro tipo de material para estudios aruqueométricos para ayudarnos en el trabajo de documentación.

 

  • En definitiva, recopilar toda la información que se pueda, porque, como decía un profesor de la universidad, “la excavación de un yacimiento es como un libro al que se le van arrancando las hojas. Nadie, una vez que se acabe, podrá volver a leerlo”.

La excavación no termina en el yacimiento.

El trabajo posterior es el menos vistoso, es el trabajo de gabinete. Esta labor de laboratorio es muy importante. La excavación es donde se recogen los datos y en esta fase posterior es donde tienes que realizar el análisis y el estudio de toda la información obtenida durante el proceso de excavación arqueológica.

la excavación de un yacimiento es como un libro al que se le van arrancando las hojas. Nadie, una vez que se acabe, podrá volver a leerlo

Además se efectúa el inventario de materiales, dibujo de las piezas, digitalización de planimetrías, y finalmente memoria arqueológica. Supuestamente, cuando el proyecto es de una constructora que va a realizar una obra, la liberación del solar donde se ha llevado a cabo la excavación se realiza una vez que se ha entregado la memoria arqueológica. Es decir, que las obras de construcción empiezan una vez que ele estudio arqueológico ha terminado. Sin embargo muchas veces se insta a realizar un informe preliminar para emitir dicha liberación y que se pueda empezar los trabajos.Créeme cuando te digo que es todo un reto en ocasiones cumplir con los plazos.


¡No sólo de pan vive el hombre!

Pero no solo me dedico a las excavaciones arqueológicas, también realizo los trabajos de arqueología de la arquitectura que realiza la empresa en las diferentes obras de restauración, y que se efectúan previamente a cualquier trabajo sobre los paramentos (aunque de esta disciplina, apasionante, os hablaré en otra ocasión).

Otra de mis labores es el estudio de proyectos arqueológicos José Manuel Crespo excavandoo que contengan labores arqueológicas; asesoramiento científico para trabajos de audiovisuales, museísticos o procedimentales, como el que realice para el “olvidado” Concurso de Ideas del yacimiento Arqueológico de San Esteban en Murcia, en el cual el equipo en el que formaba parte junto a los Arquitectos Luis Clavel y Juan Carlos Cartagena, y con el nombre de “A Corazón Abierto” fuimos uno de los ganadores.

Además, mi tiempo, muchas veces libre, lo dedico para seguir investigando sobre los resultados obtenidos en excavaciones, preparando artículos para revistas de divulgación científica o ponencias, como por ejemplo la última que realicé, en junio de este año, en el marco de un congreso Internacional en la Universidad de Évora (Portugal), donde expuse los resultados de las campañas arqueológicas que realicé en el castillo de Huércal-Overa hace ya algunos años.

Bueno, sin querer extenderme mucho más, ya que tendemos más ocasiones para contaros mis proyectos dentro de Patrimonio Inteligente, me despido con un hasta pronto.

Entradas relacionadas

Deja un comentario

You must be logged in to post a comment.