Lo cultural del Paisaje

Cuando hablamos de Arqueología del paisaje nos referimos, más que a una disciplina en sí, a un concepto dentro de la propia Arqueología para referirse a los trabajos que se realizan para conocer las relaciones entre los seres humanos del pasado y el medio ambiente en el que desarrollaron su actividad.

Es decir, se trata de desentrañar desde una perspectiva arqueológica cómo las sociedades del pasado explotaban el medio en el que habitaban y cómo se organizaban para ello. A pesar de que esta organización comportaba connotaciones sociales evidentes, se trata de algo paralelo a su desarrollo social. El paisaje por tanto es cultural puesto que refleja también la actividad humana.

El estudio del paisaje cultural ofrece una gran cantidad de información para el discurso histórico. Basta con echar un vistazo a los campos de cultivo abandonados a lo largo de España para darse cuenta cómo la explotación del medio define en gran medida a la sociedad que lo creó.

El espacio es social y la sociedad es espacial (Orejas, 1995, p114)

Muchos territorios de interior y de montaña ofrecer paisajes de explotación de la tierra muy peculiares con bancales donde se llevó a cabo una agricultura muy complicada en terrenos muy difíciles para cultivar. Muchos de estos lugares están hoy abandonados pero nos dejan una estampa bastante peculiar de nuestro pasado. Un pasado de hace prácticamente dos días que nos enseña cómo era la economía, la tecnología y la organización agrícola del siglo pasado.

De hecho, estudios de antropología (como el propuesto por A.W. Johnson, T. Earle sobre la evolución de las sociedades humanas) proponen que conforme avanzamos en el tiempo, la humanidad experimenta cambios sociales hacia niveles cada vez más complejos. Muchos de estos cambios se pueden observar en la evolución del paisaje.

Elementos del paisaje

Dentro de cualquier paisaje, sea este arqueológico o no, podemos encontrar una serie de características comunes, así como peculiaridades naturales y culturales.

  • Aspectos naturales del paisaje: lo componen los accidentes geográficos, el suelo, la fauna y flora, etc. que se estudian desde una perspectiva geográfica.

 

  • Aspectos culturales del paisaje: lo conforman los asentamientos, las necrópolis, los lugares de culto, los caminos, los cultivos y en definitiva las construcciones artificiales realizadas por la actividad humana.

Es este segundo aspecto el que se utiliza para el estudio histórico del pasado a través de un análisis arqueológico del paisaje. Y gracias a ello se puede vislumbrar cómo el ser humano ha adaptado su medio a su estilo de vida.

[Tweet “El paisaje es #cultural puesto que refleja también la actividad humana #SeInteligenteSePatrimonio #PatrimonioCultural.”]

Por tanto la Arqueología del paisaje se centra principalmente en los factores humanos y sociales del paisaje que, combinados con los aspectos naturales, ofrece una perspectiva y un significado social. 

Existe una gran variedad de paisajes que son representativos de regiones. Basta con echar un vistazo a algunas fotos determinadas para saber a qué lugar pertenece (Por ejemplo la que tienes arriba. ¿Sabes de qué ciudad de España se trata?).

Algunos lugares reflejan la tradición y la cultura de determinadas comunidades en su relación con el medio. Carreteras, minas de explotación, plantaciones agrícolas, peregrinaciones, etc.

La UNESCO y la Arqueología del Paisaje

Tal es el valor cultural del paisaje que la UNESCO tiene una serie de Paisajes culturales que forman parte de la lista de Patrimonio Universal.  En su convención de 1972 se publicaron una serie de medidas para proteger los paisajes culturales, producto de la acción combinada de la naturaleza y el ser humano.

Pese a ello, la famosa lista nunca será lo suficientemente grande para albergar a todo el Patrimonio Mundial por mucho nombre ostentoso que tenga. Tampoco va a entrar en ella cualquier tipo de paisaje pues para ello se tiene que cumplir una serie de características mínimas:

  • Que el paisaje sea representativo de un lugar o una época determinada.
  • Que combine elementos naturales con elementos generados por la acción humana y su relación con el medio.
  • Que represente tradiciones o creencias relacionadas con una determinada sociedad.
  • Que fomenten una actividad económica en peligro.

Seguro que leyendo estas premisas se te ha ocurrido algún paisaje cercano que bien podría entrar a formar parte de la lista de la UNESCO, ¿verdad? Yo me imagino los campos de almendros en flor de mi región.

Si quieres seguir aprendiendo sobre el Paisaje cultural, puedes echar un vistazo a la propia página de la UNESCO sobre el Paisaje cultural

Ya te puedes imaginar que en España y cualquier parte del mundo con un mínimo de historia y cultura, cuenta con un gran paisaje cultural. Por eso, el Instituto de Patrimonio Cultural de España cuenta con un Plan de Paisajes Culturales a partir del cual se trata de fomentar y difundir el paisaje cultural.

Entradas relacionadas

Deja un comentario

You must be logged in to post a comment.