Desmontando mitos de la Arqueología

El trabajo de la arqueología está idealizado. Generalmente se tiene un concepto de éste un tanto equivocado, alejado de la realidad. Bien, no voy a decir aquí que el trabajo sea una completa basura porque no lo es, pero quiero dejar bien claro que no es todo tan bonito como pueda parecer o como se muestra a veces en los medios o las películas.

.

La Arqueología está llena de mitos

topicos  de arqueologíaEs que la arqueología está llena de tópicos. La gente se imagina al arqueólogo como un tipo musculoso, erudito, con ropa rala y, vamos a decirlo, un látigo (¡he de decir que el látigo casi ni se utiliza en una excavación!) mientras que las arqueólogas las vemos con “shorts”, escotes pronunciados y cartucheras con las herramientas indispensables. Ya sabes, una magnum del calibre 12, una libreta interactiva multifuncional con acceso ainternet y etc. ¿Os imagináis los modelos verdad? Pues bien, no. “A veces” no es así.

La arqueología es una actividad muy dura. El trabajo es casi siempre muy físico y se utiliza más el pico y la pala que la rasqueta. En otras tantas veces, el arduo trabajo de muchos días no otorga ningún descubrimiento interesante. Puedes estar removiendo tierra durante una semana y no encontrarte nada que te haga exhalar una exclamación de júbilo. Imagínate la frustración que ello puede provocar en un escenario en mitad del campo en una fría mañana de invierno con las gotas de lluvia golpeándote la cara desnuda. Porque en Arqueología, hay que trabajar en todo tipo de condiciones climáticas, haga frío o calor.

.

Un desliz sexista innecesario e irreal

Esto no le quita belleza a esta apasionante disciplina pero no es lo que arqueología atractivaseguramente mucha gente se esperaría de ella. No obstante, sigue siendo una materia preciosa y tremendamente divertida. Siempre tienes la esperanza de sorprenderte, y en muchas ocasiones sucede. La alegría del hallazgo no se desvanece en ningún momento, estás en contacto directo con la Historia y la intentas recomponer con lo que vas descubriendo. Aprendes continuamente en cada yacimiento. Como rezaba el titular de un artículo del diario ABC: la Arqueología es sexy. Y tanto que lo es. Pero creo que se equivocaron en el tipo de atracción que esta disciplina genera.

No es necesario utilizar el gancho del sexo para llamar la atención y poner la mirada en la Arqueología. Pese a que, como digo, es una actividad muy dura, es también tremendamente gratificante. El hallazgo de algo antiguo y entrar en contacto directo con la Historia. Y no hay nada que despierte mayor atractivo que eso, el misterio. El no saber qué te vas a encontrar, la expectación por descubrir, por saber. Hablando de hallazgo, fue el arqueólogo Pablo Guerra quien contestó a través de una carta al director, a l@s periodistas de la Razón para explicarles bien que por ahí no van los tiros. Pese a que es un trabajo muy duro, que te cansas, no abunda, es difícil… la Arqueología mola. Y creo que si has llegado hasta aquí leyendo, estarás de acuerdo conmigo.

Entradas relacionadas

Deja un comentario

You must be logged in to post a comment.