Los metadatos en Arqueología. Información a raudales.

Hoy en día vivimos en la sociedad de la información. Ingente cantidad de noticias abundan nuestros dispositivos. En cualquier profesión se manejan toneladas de información que ofrecen todo un reto: gestionarla.

De hecho, surgen nuevas profesiones de un día para otro, provocadas por estos grandes desarrollos de las tecnologías y la información.  Cada vez más se escucha eso del “Big Data” o el “Metadata”.  Tanta información que generamos cada uno de nosotros y la cantidad de que hay que gestionar y que las nuevas tecnologías no han hecho más que aumentar.

Sin embargo, esto de la “ingente creación de información” no es nuevo y en Arqueología lo sabemos de buena tinta. Cada paso, cada movimiento en arqueología genera información. Documentos, fichas, fotos, dibujos, mapas, medidas, números… Y a siempre resulta una gran tarea el ponerla en orden, analizarla, relacionarla entre sí. Pero antes de meternos en esto de los metadatos y la Arqueología, vamos a explicar qué son los metadatos.

metadatos información en arqueologia

Qué son los metadatos

Los metadatos se refieren a los datos que describen otros datos. Es decir, son los datos que se generan para gestionar una gran cantidad de datos. Un buen ejemplo y que generalmente se utiliza para explciar este concepto tan abstracto es el de las bibliotecas. Si cuando vas a la biblioteca puedes localizar un libro concreto del catálogo (el espacio que ocupa en la biblitoeca, su título, su autor, etc…) para luego encontrarlo en su lugar correspondiente, hete aquí un ejercicio de gestión de metadatos. Un trozo de papel con datos (la ficha)  para localizar otro pedazo de información con más datos (el libro).

A partir de este concepto, podemos decir que los metadatos son datos sobre otros datos y sirven generalmente para gestionar una gran cantidad de información (o datos) de forma más eficiente. Usara los metadatos te permite consultar cierta información sin necesidad de acceder a toda ella. Esto en un contexto arqueológico sería acceder a la información de una pieza determinada sin tener que buscar todos los objetos encontrados en el yacimiento.

¿Te imaginas tener que buscar la pieza que quieres yendo una a una comprobando todas las fichas de todas las unidades estratigráficas?

los datos que genera la Arqueología

Para qué necesita la Arqueología los metadatos

¿Te preguntas todavía que si es necesaria la gestión de metadatos en Arqueología? Todo campo que produce, utiliza, analiza o trabaja con información necesita el uso o la gestión de metadatos. Y la Arqueología no es ajena a esto.  

Como te he comentado antes, la Arqueología genera mucha información (muchísima) en la búsqueda por interpretar el pasado a partir de las evidencias. Esto supone un problema para analizarlo ya que la información, en principio, aparece dispersa entre agujeros, restos materiales, diferentes tipos de tierra, etc… Y por otro lado, cuando se realiza un proyecto arqueológico, lo ideal es que ese trabajo termine por relacionar todo lo que se ha investigado y que esté al alcance de cualquier investigador o persona interesada en su estudio.

Para esto, la mejor forma de gestionar esta información es a partir de los metadatos para ofrecer toda la información. Los metadatos pueden servir para resumir el contenido de todo el archivo documental para presentarlo de manera ordenada y poder encontrar la correspondiente información en cada momento sin tener que profundizar en las toneladas de información.

la arqueología genera mucha información

Describir los datos en Arqueología

Vale. Tenemos gran cantidad de datos que tenemos que organizar sin que por eso, perdamos información y podamos hacerla disponible de forma relativamente sencilla. Por ejemplo, si estás realizando un estudio sobre un tipo de cerámica determinada de época romana y necesitas localizarla en una región concreta de España y para eso, buscas en el registro material de los yacimientos arqueológicos de la época en una región concreta.

Es lo mismo que buscar un libro en una biblioteca. Necesitas una información determinada (sobre cerámica) de una base de datos ingente (yacimientos arqueológicos en España).

Entonces, una vez que has conseguido localizar la información que buscas, querrás profundizar en ella y estudiarla en concreto: fichas descriptivas, fotos, localización de las piezas, etc. Vuelvo al ejemplo de la biblioteca: has pasado del catálogo de la biblioteca donde están todas las fichas de todos los libros que se encuentran en ella, al pasillo de los libros sobre cerámica arqueológica en España de época romana.

Pese a que esto de los metadatos suena a temas más informáticos y de grandes medios de información, la Arqueología también debe valerse de este tipo de gestión de la información. Pero pese a que existen ya programas informáticos para gestionar estos datos,  aun debemos aprender a utilizarlo de forma apropiada. Entre otras cosas porque no toda la información está informatizada. Esto es uno de los problemas. El otro contratiempo es el coste económico y el tiempo necesario para organizar toda la información y llevarla a la red.  Pero tarde o temprano lo tendremos. Podremos acceder a la información concreta de un determinado yacimiento y relacionarla con la información de otro yacimiento a cientos de kilómetros sin salir de nuestro despacho.

 

Entradas relacionadas

Deja un comentario

You must be logged in to post a comment.