Qué es la Paleopatología

Si hace unas semanas hablábamos sobre la paleodieta como rama de la arqueología que estudia la dieta de las civilizaciones del pasado, hoy vamos a hablar de otro tipo de paleo, no de comida sino de las enfermedades. La paleopatología.

Por el nombre quizás podrías vislumbrar la naturaleza de esta rama, su objeto de estudio. Pero, ¿podrías adivinar su método o su fuente principal? ¿En qué se basa la paleopatología para elaborar su estudio? ¿Qué busca saber la paleopatología? Eso es algo que te voy a contar adelante.

La paleopatología es la ciencia que se encarga del estudio de las enfermedades y la salud a través de los restos humanos del pasado.

La paleopatología busca marcas dejadas en los huesos o en los dientes resultantes de alguna lesión o enfermedad para establecer hipótesis sobre la saludo en general de las sociedades del pasado y las principales enfermedades que sufrían.

que es la paleopatologia

Qué marca aparecen en los huesos humanos

Es difícil en muchas ocasiones identificar anomalías en la forma de los huesos o restos de “eventos” en estos (como posibles roturas). Algunas de las principales “marcas” que podemos encontrar en los huesos humanos que nos puede ofrecer gran información sobre la vida de su individuo son:

Golpes o traumes (roturas)

Enfermedades infecciosas

Enfermedades degenerativas de los huesos

Condiciones metabólicas peculiares

Enfermedades corporales

Enfermedades dentales.

Los huesos nos dicen muchas cosas sobre las personas y sobre el pasado. Ya lo vimos en el artículo sobre los esqueletos. Gracias a la paleopatología, podemos estudiar la evolución del cuerpo humano, cómo ha evolucionado nuestra apariencia y determinadas enfermedades, podemos observar los efectos de una determinada enfermedad en los casos en los que no ha habido tratamiento médico (los efectos), etc.

dientes y el estudio del pasado

Siguiendo el rastro de la salud y las enfermedades de las personas del pasado.

Como parte de nuestro conocimiento de nosotros mismos y de nuestra vida, tratamos de averiguar  cómo era la vida de las personas que vivían en el pasado, su salud, qué problemas tenían, cómo enfermaban, cuáles eran las enfermedades que sufrían, etc.

Sí, es muy complicado averiguar esto a partir de los restos óseos pero no imposible. Las enfermedades, las roturas de huesos o las secuelas de algunas afecciones dejan ciertos rastros físicos en el cuerpo humano.

Siguiendo el artículo sobre la paleodieta que te comentaba antes, la alimentación es uno de los factores importantes a la hora de recuperarse de una rotura o de una enfermedad. Por eso, los huesos reflejan también la salud y el estilo de vida del individuo. Una persona sana, que está bien alimentada y cuya actividad diaria no sea de peligro o de mucha carga, se recuperará mejor que otra que tiene que seguir trabajando y que no adquiere los nutrientes que su cuerpo necesita. Y esto se imprime en los huesos.

trapanacion

Cómo responde los huesos a los diferentes eventos

Ante una enfermedad los huesos pueden sufrir con un aumento considerable de su volumen o con una disminución considerable de su volumen. Para diferenciar unos y otros, la paleopatología se fija minuciosamente en la apariencia y distribución de las posibles lesiones en el cuerpo, la edad del individuo en su muerte, el sexo, su status social, su espacio geográfico (pro eso de la alimentación, el clima, etc..) y su fisionomía en comparación con el restos de sus conciudadanos o compañeros.

Del mismo modo, por comparación, se trata de averiguar qué enfermedad podría haber sufrido esa persona en base a sus huesos. Por eso, es complicado establecer un diagnóstico 100% seguro de lo que esa persona pudo haber sufrido de enfermedad. Probablemente, dentro de algunos pocos años, los estudios del ADN nos puedan alumbrar al respecto.

Por otro lado, los huesos que en algún momento han restos de enfermedades en huesossufrido una rotura o fractura, dejan un rastro. Pese a la posible recuperación, el hueso no queda del todo igual que antes de la fractura. Un hueso que ha sido fracturado deja una especie de callo en el lugar de la fractura.

Algunas fracturas son más habituales en determinados grupos de población (hombre, mujeres, jóvenes, campesinos, trabajadores del metal, etc…). Por esta razón, una fractura puede decirnos también acerca del tipo de economía o el ambiente en que vivía esa persona.

Uno de los más claros ejemplos sobre el estudio de la paleopatología lo encontramos en el estudio de las trepanaciones, una de las posibles primeras intervenciones quirúrgicas de la historia de la humanidad.

Estas trepanaciones dejaban un rastro claramente definitorio que permitió estudiar estos casos desde la prehistoria. Por desgracia, no todos los restos humanos son tan clarividentes y es muy complicado su estudio. La paleopatología sin embargo, nos aporta gran cantidad de información de las personas del pasado para concoerlas mejor. Para conocernos mejor.

 

Entradas relacionadas

Deja un comentario

You must be logged in to post a comment.