El proceso de Restauración para el Museo de Lorca

Hoy quería dedicar unas líneas para presentar un proyecto al que acabo de incorporarme y ya de paso contaros un poco de qué va esto de la restauración arqueológica. Hace unas semanas Patrimonio Inteligente comenzó con los trabajos de restauración de los fondos del museo Arqueológico de Lorca. ¿Quieres saber más?

Qué estamos haciendo en el Museo de Lorca

Foto 8-7-15 11 56 28María Quiñones y yo, conformamos la unidad de restauración. Los compañeros Carlos López y David Valero se encargan de las tareas de musealización y conservación preventiva que seguirán a las labores de restauración en este proyecto. Todos juntos lograremos la restauración y restitución de gran parte de la colección del museo a su nuevo espacio expositivo.

Muchas de estas piezas ya se encontraban en el museo antes del terremoto de 2011. Algunas de ellas sufrieron tremendos daños provocados por caídas, golpes y zarandeos, otras no sufrieron tanto y tras haber sido almacenadas cuidadosamente serán reubicadas sin necesidad de tratamientos de restauración.

Entre las labores de restauración que hemos acometido, encontramos piezas que corresponden a hallazgos de las últimas campañas arqueológicas realizadas en la región de Murcia. Este último grupo también necesita sus propios procesos de conservación y restauración, según el propio estado de conservación de la pieza, es decir, el estado material en el que se encontró en la excavación.

Así que, como podéis imaginar, actualmente estamos a tope de trabajo en el laboratorio, y si nos seguís en twitter nos habréis visto a María y a mí en plena faena con espeulas íberas, cerámicas romanas y demás objetos arqueológicos.

.Foto 16-7-15 17 58 32

En Restauración, cada material requiere un trato especial.

Las piezas a restaurar son en su mayoría cerámica, pero también tenemos que trabajar sobre objetos diversos de metal y piedra.

En restauración como veis, no solo se restaura cerámica, también trabajamos con metales, hueso, piedra, vidrio, madera, tejido,… a veces incluso, ¡¡con cuerpos momificados!!

[Tweet “Ya sabes: en cuestiones de #Patrimonio Cultural, más vale prevenir a lamentar.”]

Tantos materiales diversos exigen tratamientos muy distintos y complejos. Cada uno de ellos se escoge además cuidadosamente para cada elemento a restaurar porque no todos los materiales recién descubiertos son frágiles, y del mismo modo, no todas las piezas expuestas en un museo están libres de alteraciones.

Pero entonces, ¿la restauración es siempre necesaria? ¿Cómo aseguramos que una intervención de restauración es efectiva?

Es complicado de precisar, la respuesta correcta es… depende.

.

El proceso de Restauración y conservación

restauración de piedraLa restauración es un trabajo lento. Desde el descubrimiento hasta la musealización, hay un largo proceso de toma de decisiones relacionadas con la manipulación y el tratamiento de las piezas, donde la principal prioridad es lograr la estabilización de éstas y su perdurabilidad. A veces esto es sinónimo de restaurar, otras no.

Tenemos un equipo muy experimentado, con muchas ganas de trabajar aunque tenemos que ser pacientes, muchos de estos materiales son ¡¡extremadamente frágiles!! Otros se han conservado muy bien a lo largo de su vida subterránea. Es más, mientras los objetos están enterrados en el yacimiento, se encuentra en unas condiciones de conservación determinadas más o menos constantes (oscuridad, humedad, acidez…).

Pero cuando los extraemos, existen muchos factores que pueden acelerar su alteración e incluso, su proceso de destrucción. Pensemos por un momento en el sol, el viento o el agua de lluvia cuando afectan por primera vez en siglos sobre unos restos arqueológicos recién descubiertos. Si quieres saber más sobre cómo afecta la naturaleza a los restos materiales, puedes leer este artículo.

Por tanto, debemos diferenciar entre, por un lado la restauraciónrestauración de cerámica propiamente dicha, que es un proceso de intervención que trata de subsanar una serie de daños/alteraciones que afectan a la pieza, y por otro lado la conservación preventiva, que son unas pautas de actuación que tratan de evitar futuros daños/alteraciones a la pieza. 

Así pues, idealmente todo objeto debe ser conservado, y solo algunos de ellos necesitarán un proceso de restauración.

Entradas relacionadas

Deja un comentario

You must be logged in to post a comment.