Intervención en la Arqueología de la Arquitectura.

Nos acercamos a mitad de año y en esta primera etapa hemos tenido mucha actividad en proyectos de rehabilitación. Museos, plazas de toros, pozos de nieve, edificios históricos y castillos están ocupando gran parte de nuestros esfuerzos y lo tenemos todo bien fresco.

Intervenir este tipo de Patrimonio cultural tiene sus peculiaridades y es que no es lo mismo que coger el pico y la pala para extraer la información porque en estos casos, en la Arqueología de la Arquitectura, la información está sobre la superficie.  Desde los métodos de datación hasta la gestión, este tipo de arqueología nos lleva a realizar otras estrategias.

En cuanto a las herramientas para fechar los lugares, hay muchos métodos para averiguar el período o la etapa de la que procede un material arqueológico. Algunos son más conocidos que otros. Estoy seguro que has oído hablar del Carbono 14 en Arqueología, ¿verdad? alguna vez hemos hablado de eso aquí.

A pesar de que puede ser el método más conocido, no es el más habitual en los trabajos de campo. Vale una pasta mandar una muestra al laboratorio para que te digan hace cuánto tiempo se enterró este trozo orgánico. Además, no se puede utilizar en todos los materiales como sabes (y si no, te recomiendo que vayas al artículo donde te hablamos de esto). 

Por eso utilziamos normalmente otras formas de datación. Porque también depende del proyecto, claro. No es lo mismo en un yacimiento arqueológico, que en un castillo como si es bajo el mar.

Lo que te quiero contar hoy son los métodos que se utilizan en la Arqueología de la Arquitectura para datar los monumentos y edificios históricos.

Métodos de datación en Arqueología de la Arquitectura

La arqueología de la Arquitectura es muy peculiar. Tiene sus similitudes con la arqueología de campo, claro está, pero en definitiva se trata siempre de lo mismo. Recuperar toda la información posible de esos muros. Y ahora que estamos dentro de muchos proyectos de restauración arquitectónica vamos a repasar algunas de las herramientas de dartación que usamos.

Datación directa: para el estudio de los edificios se aplica el método arqueológico adaptado a las peculiaridades de la Arquitectura. La principal herramienta es el Método Harris que consiste en aplicar el método estratigráfico al edificio, establecer qué fue antes de qué cosa y así   elaborar relaciones estratigráficas que nos permita proponer cronologías relativas. Otra manera de datación directa puede ser a partir de los elementos decorativos o arquitectónicos del propio edificio.

Datación indirecta: indirecta porque no se extraen directamente del edificio sino que se consiguen a través de otras fuentes de información como documentación relativa a su construcción, escritura del edificio, información cartográfica de la zona, fotografías de época o referencias de la memoria histórica de la población sobre el edificio en concreto. Claro está que este tipo de fuentes son relativamente modernas y su uso tiene una gran limitación temporal que sólo se puede utilizar en determinados casos.

Datación a partir de sus muebles y objetos: Un edificio histórico está lleno, en muchas ocasiones, de recuerdos de lo que fue su vida en el pasado, la utilidad que se le otorgó. Mesas, sillas, porcelana, cerámica, vajilla en general, objetos decorativos como cuadros, grabados, graffitis, monedas, etc.

Cronotipología: un palabro. Mis disculpas. ¿Qué es esto? Todo la cultura material que puede aparecer en un edificio y, al igual que en un yacimiento arqueológico, nos dice muchas cosas sobre la vida del edificio. Estableciendo secuencias tipológicas como las que realizamos con los objetos arqueológicos podemos calcular cronologías aproximadas en base al relativo período de producción o uso de estos objetos.

Mensiocronología: otro palabro (me estoy pasando) que se refiere a la datación relativa del edificio a partir de las dimensiones de los materiales arquitectónicos (ladrillos, columnas, etc.). Es una medida de la cronología muy relativa y requerirá contrastar los resultados con otras herramientas de cronología.

Tipos de intervención sobre el Patrimonio Inmueble

Una vez obtenida toda la información, se establece un plan de actuación sobre el inmueble para su conservación. Hay diferentes tipos de intervenciones que varían según el monumento, edificio, estado de conservación y demás. Pero podemos resumirlos en los siguientes:

Consolidación: acción para reparar los desperfectos y fortalecer el monumento o edificio para ayudar a que perdure en el tiempo como la que desde Patrimonio Inteligente hemos realizado en el Conservatorio de Lorca.

Rehabilitación: una vez consolidado el edificio debemos darle un nuevo uso, bien sea relacionado con su pasado histórico o dotándolo de una nueva vida para mejorar su utilidad social. Un buen ejemplo es el caso de la biblioteca en las Escuelas Pías de Madrid.

Restauración: de lo que se trata es de devolver al edificio su estado originario. Empresa bien difícil puesto que no siempre el estado de conservación o nuestro conocimiento del bien nos permiten ejecutar esta premisa.

Conservación: Con los pasos previos conseguiremos conservar el bien patrimonial para que sea disfrutado por las generaciones venideras y pueda transmitir el mensaje de la Historia que contiene.

Entradas relacionadas