Restauración y Conservación en Córdoba.

El templo romano de la Calle Claudio Marcelo en Córdoba no es un monumento cualquiera. Un bien cultural de primer orden que se encuentra junto al ayuntamiento  de la ciudad y cuyas columnas lo presentan como uno de los yacimientos arqueológicos más importantes de la Córdoba romana. El nombre de la calle se toma del fundador de la ciudad.

Por increíble que parezca, esto es algo que sucede con frecuencia en los estudios sobre edificios del pasado. Al templo le ha pasado lo que ocurre con muchas iglesias. Van evolucionando, se van adaptando a sus tiempos y a la hora de estudiar el edificio desde un punto de vista arqueológico te das de bruces con restos y pruebas que pueden difuminar la realidad histórica y el origen del edificio.

Esto es exactamente lo que pasa con el Templo de Claudio Marcelo, de época imperial, fechado hacia mitad del siglo I d.C.  (Aquí tienes información sobre las características de los templos romanos)

Teatro romano en Córdoba
Ruinas del Templo Romano vistas desde el Ayuntamiento – VALERIO MERINO

El Contexto histórico del monumento.

Desde el inicio de sus excavaciones, en los años cincuenta del s. XX, se convirtió en un icono de la Córdoba romana.

Las campañas arqueológicas han permitido configurar una imagen del conjunto en la que el templo es uno de sus elementos principales. Situado a las afueras de Colonia Patricia, junto a la Puerta de Roma y la Vía Augusta, se sitúa un gran complejo arquitectónico estructurado en tres terrazas: 

  • *Una superior, enmarcada por tres de sus lados por pórticos y en cuyo centro se ubica el templo.
  • *Una intermedia a un nivel más bajo que la anterior.
  • *Por último un circo generando una gran escenografía que daba la bienvenida a la ciudad por el este.

Su cronología está fechada a mediados del s.I d.C. entre los periodos Julio-Claudio y Flavio. La advocación del edificio no está precisada, pero la configuración del conjunto monumental al que pertenece, así como los materiales utilizados para su construcción, nos indican un culto imperial, es ecir, culto al emperador.

Si quieres saber más sobre las distintas épocas de la Roma antigua puedes leer este artículo

Las estructuras existentes constituyen quizá los cimientos mejor conservados y más imponentes de época romana en España, en lo que a un edificio de culto se refiere. La restauración (en un proceso de anastilosis bastante arriesgado y hoy impensable) de las columnas del pronaos o entrada del templo en los años setenta terminaron de consolidar la imagen del mismo.

Si quieres averiguar más sobre las caracerísticas de los Templos romanos lee esto.

Pese a que puede ser considerado uno de los monumentos romanos más característicos del Patrimonio Cultural de Córdoba, no se encuentra muy bien conservado. Se han realizado una serie de campañas arqueológicas y de restauración que han permitido profundizar  en su estudio.

Lo que queda más visible del monumento son sus “descomunales” columnas, cimentaciones y restos de la zona de entrada de la escalinata. Restos lo suficientemente determinantes para que se puede hacer una idea de lo que pudo ser este monumento tan característico de la cultura romana.

En qué consiste el proyecto

Este proyecto en el que estamos trabajando con gran ilusión, depende de la Gerencia de Urbanismo de Córdoba y consta de dos partes:

Por un lado, el proceso de restauración y rehabilitación de los restos del templo para revitalizar su estado de conservación

Por otra parte, una segunda parte de musealización y puesta en valor del Bien para reconstruir parte de la escalinata y, por medio de pasarelas, hacerlo  visitable para poder así abrirlo al público. Un proyecto que si se consigue llevar a cabo, no cabe duda de que significará un impulso para revalorizar el Patrimonio Cultural de la ciudad de Córdoba.

Con este proyecto de rehabilitación y acondicionamiento este yacimiento arqueológico permitirá a la ciudadanía disfrutar de una de las joyas arqueológicas de la ciudad; hasta ahora oscurecido por el paso del tiempo y su deteriorado estado de conservación.

restaurando el templo romano de Córdoba

Plan de choque: limpiar y mostrar 

La campaña de restauración en la que estamos invirtiendo nuestros esfuerzos en este momento es necesaria y comienza por la limpieza. Liberar todo el yacimiento de la salvaje vegetación que lo invadía, resultado del abandono que ha sufrido durante muchos años. Eso es lo que hicimos nada más empezar y, tras unos días de retraso por el descubrimiento de una colonia de gatitos que decidieron “tomar” el Templo romano como su hogar.

Una vez eliminada la frondosa vegetación  que impedía visualizar el yacimiento que además, estaba dañando parte de los restos, y tras poner a buen recaudo la manada de gatos, nos hemos puesto con las labores de restauración propiamente dichas: analizar los materiales de construcción para averiguar qué tipos de productos podremos aplicar en cada caso y qué tipo de limpieza llevar a cabo para cada material.

Queremos sanearlo y consolidarlo pero no queremos desvirtuarlo, dañarlo, perjudicarlo ni degradarlo. Para evitar esto, usamos los sistemas de limpieza de forma gradual, utilizando técnicas que van de más blando a más duro y por zonas específicas, de forma manual y totalmente controlada.  De este modo, comprobamos in situ y al momento de forma particularizada si la piedra resiste o no las diferentes técnicas de restauración.

Tras la limpieza llega la consolidación de estructuras y elementos, otro proceso meticuloso y que requiere tiempo y atención. Nuestra intención es dejar en templo en condiciones para ser contemplado adecuadamente y ayudar en su conservación futura. También se van a realizar pequeñas excavaciones y reexcavaciones con fines específicos: unas para documentación y estudio, otras para saneamiento y drenaje.

proyecto de conservación arqueológico en Córdoba

Como te podrás imaginar, este proceso requiere su tiempo. No se hace de un día para otro. Hay que ir paso a paso y con seguridad para no deteriorar nada. Por eso, vamos a estar inmiscuidos en este proceso durante algunos meses más pues en esto consiste practicamente toda la primera fase del proyecto. 

Esperemos que finalmente se pueda abordar el proyecto de musealización con el fin de que esta joya de la Arqueología pueda ser disfrutada. Un espacio que ya es de sobra conocido por la ciudadanía y que ahora se espera que se constate como un símbolo del Patrimonio Arqueológico de Córdoba.

Porque un monumento así, bien merece su visita. Por su emplazamiento, su valor histórico y cultural y por su espectacularidad.

 

Entradas relacionadas

Deja un comentario

You must be logged in to post a comment.