Intervención de emergencia en Mojácar

Una de las excavaciones más significativas de este verano la hemos llevado a cabo en Mojacar. Concretamente correspondiente a la intervención de Urgencia en el Cerro de Mojácar la Vieja, que se inicia tras las excavaciones  arqueológicas fruto de la “I Campaña de excavación arqueológica Cerro de Mojácar la Vieja(Mojácar, Almeria), que se llevaron a cabo del 2 al 27 de julio de 2018.

Esta campaña ha sido organizada por MEMOLab – Laboratorio de Arqueología Biocultural dirigida y coordinada por José María Martín Civantos, profesor contratado y doctor del Dpto. Historia Medieval y CCTTHH.

En adelante, te vamos a contar un poco lo que fue parte de nuestra itnervención

Lo que hemos hecho en el yacimiento de Mojácar

El Yacimiento, en el cual no se han realizado intervenciones arqueológicas anteriores a esta, posee un gran potencial arqueológico, presentando numerosas estructuras a la vista. Se trata del núcleo de población medieval de Mojácar, que se fecha entre los siglos IX al XIII, siendo este último, la fecha de su abandono. (En la foto superior, Cima del cerro de Mojácar, espacio de culto. Fotografía antes de la intervención).

En esta campaña se han llevado unas intervenciones en la cima del cerro y en la parte Sur del mismo. En ambos sondeos, se ha obtenido una valiosa información. La cima del cerro de Mojácar presentaba los restos de un gran aljibe de 18 metros de largo.

En torno a este han aparecido numerosas estructuras que indican la gran importancia de este asentamiento en época medieval. Se ha intervenido en una estancia que puede responder a un pequeño espacio de culto, y que poseía un pavimento y un enlucido de yeso muy depurado y fino.

Esta estancia presenta un estado de conservación desfavorable, pues tanto el pavimento como los enlucidos de los restos de los muros se encuentran totalmente fisurados y descohesionados y con pérdidas de material. 

Esta descohesión en los muros está provocada principalmente por el crecimiento de raíces en el interior del mismo, que ahora se encuentran secas, pero que han provocado la separación del enlucido de la fábrica y la arenización del interior. El abandono de la zona también provocó que las estructuras colapsaran, desencadenando pérdidas de los muros y los enlucidos e incluso de los mampuestos.

Todo esto quedando enterrado bajo sedimento, donde posteriormente se cultivó encima. Esto es lo que en parte ha conseguido mantener la integridad de las estructuras de una mejor manera.

Puedes leer el artículo donde explicamos cómo se forman los yacimientos arqueológicos para entender mejor este nivel de degradado.

La intervención que se ha realizado en estas zonas ha consistido en una consolidación mediante mortero de cal y arena, y un mortero de inyección PLM. Materiales afines a los propios materiales originales del yacimiento (ya sabes los principios básicos de toda intervención), sin intervenir con ningún elemento químico que pueda interactuar de forma negativa con los originales. Y respetando uno de los criterios principales de restauración y conservación, que es la reversibilidad y la discernibilidad, para que los visitantes puedan distinguir las zonas intervenidas.

Dado el carácter de urgencia de la intervención, asociada a los procesos de excavación, se han seleccionado las zonas más delicadas y con riesgo de pérdida. Siendo las crestas de los muros, fragmentos totalmente descohesionados del muro y del pavimento, zonas de pérdidas o fisuras de gran grosor.

En la parte Sur, las excavaciones han revelado la puerta de entrada al núcleo de población, así como las murallas del mismo. Por otra parte, en este mismo lugar, se ha excavado un ambiente doméstico. Una vivienda de la época, en la que ha aparecido mucho material cerámico, una letrina y en la que incluso se ha encontrado decoración con motivos vegetales en parte de sus muros.

De igual forma se han intervenido: pavimentos de yeso, crestas de los muros, enlucidos de los muros, jambas y dinteles de las puertas de entrada. En esta zona se reforzó también el interior de algunos muros que habían perdido parte de su estructura.

Una vez finalizada la intervención se han tapado las zonas con un geotextil (en la foto superior) para protegerlas de las inclemencias del tiempo. Se debe tener en cuenta que esta intervención ha sido para proteger y conservar las zonas más delicadas del yacimiento, que necesitaran una intervención integral para asegurar su conservación con el tiempo.

Esto solo forma parte de un primer proyecto, pero está claro que el yacimiento necesitará de intervenciones más profundas en el futuro y, ¿por qué no?, musealizarlo para su visita.

Artículo escrito por Rosa maría Sánchez

Rosa Mª García Sánchez

Entradas relacionadas

Deja un comentario

You must be logged in to post a comment.