Algunas medidas para la Conservación de Patrimonio

Una de nuestras preocupaciones es la conservación del Patrimonio. Formaría parte de esa trilogía que marca nuestra personalidad empresarial: divulgación, nuevas tecnologías y conservación del Patrimonio.

No me cansaré de repetir que a la hora de tratar el limpieza-abrasivoPatrimonio, hay que estudiarlo antes de manera individual e independiente. No hay una fórmula mágica que nos permita conservar nuestra cultura y nuestra historia sino que, del mismo modo que cada patrimonio tiene sus peculiaridades, cada uno de ellos tiene sus formas de conservar y de actuar sobre ellos.

No obstante, siempre contamos con una serie de pautas o pasos para atajar diferentes problemas. Hablamos de Patrimonio Cultural, no de levantar un tapial. Y a la hora de intervenir  (es decir, empezar a estudiar la forma de abordarlo), tratamos de responder a una serie de cuestiones que nos permite evaluar y valorar todas las posibles acciones a llevar a cabo.

.

La lista de Conservación de un Bien de Patrimonio.

Antes-y-despuesYa sabes que en cuestiones de Patrimonio es mejor prevenir que intervenir, pero en ocasiones no nos queda otra opción que “echarle mano”, eso sí, con toda la buena intención del mundo y con todas las herramientas y nuestro conocimiento disponible para evitar lo máximo posible la modificación del bien.

Sí, ya sé que he dicho que cada Patrimonio requiere ser abordado de forma diferente. Está claro que la conservación del patrimonio depende de muchos factores y no todo el patrimonio necesita las mismas medidas. Pero no cabe duda que afrontar su conservación debe hacerse siguiendo unas pautas generales. Y te voy a mostrar algunas de las pautas que se deben seguir para conseguir una buena labor de conservación del Patrimonio.

Algunas acciones a ejecutar para la conservación del Patrimonio Arqueológico.

  • Diagnóstico: antes de “echarle mano” debemos investigar y estudiar el bien con el fin de dilucidar el tipo de intervención que debemos llevar a cabo. Cuestiones como el estado físico, su integridad o el tipo de deterioro al que puede ser sometido según nuestra acción deben tomarse en cuenta antes de empezar.

 

  •  Originalidad: siempre debemos mantener la originalidad del bien en la medida de lo posible. Tanto si se trata de una deformación o una pieza en mal estado, el objetivo es no “reparar” el bien sino mantenerlo en su estado original para que perdure de ese modo.

 

  • Materiales diferentes: si nos vemos obligados a añadir partes suprimidas o perdidas en un bien, estas partes deben diferenciarse visualmente de la parte original. Ya nos lo comentó María con la Restauración cerámica. Hay que diferenciar lo original de lo restaurado. Restaurar, ¡¡no reconstruir!!

 

  • Evitar sustancias “tóxicas: no sólo me refiero a tóxicas para el medio sino para el objeto, que no tiene que ser lo mismo. No debemos usar materiales que puedan poner en peligro el bien. Lo mismo que con sustancias, debemos prestar atención a los materiales. No utilizar materiales agresivos para la restauración. Sé delicado.

 

  • Lo particular, parte de lo general: que la parte restaurada se integre en el todo. No debemos hacer experimentos y tratar de ser innovadores con la parte restaurada. Debemos respetar las formas y el fondo del bien en todas sus partes.

[Tweet “En cuestiones de #Patrimonio es mejor prevenir que intervenir #lovepatrimonio en @pat_inteligente”]

  • La reparación reversible: si vamos a realizar un cambio o alguna modificación en el bien, debemos asegurarnos de que se pueda quitar y volver a su estado anterior sin poner en peligro la integridad del bien.

 

  • Recopilar el proceso de restauración: todo lo que hagamos, al igual que en un yacimiento arqueológico, debe estar registrado y apuntado en un expediente de intervención para que conste el proceso de restauración al que se ha sometido el bien.

 

  • No olvidar el objetivo final: siempre tenemos que tener claro que se interviene con el objetivo de que el bien perdure y que la gente disfrute del Patrimonio Cultural. Por tanto, cada acción debe ir encaminada a esto.

Como te he dicho, estas medidas son algunas de las muchas que debemos tomar en el proceso de intervención de un bien. Es una buena guía para empezar pero la conservación de un bien es muy compleja y diversa. Y es más, la mejor de las intervenciones en el Patrimonio es la prevención.

Entradas relacionadas

Deja un comentario

You must be logged in to post a comment.