Mirando al Neolítico para entender nuestro presente

Muchas veces nos preguntamos cómo vivían nuestros antepasados, cuáles eran sus rutinas de la vida diaria, en qué empeñarían el tiempo en su vida cotidiana. A través de los restos materiales en un yacimiento puedes hacerte una idea aproximada de lo que fueron esas actividades.

Y conforme  se va vislumbrando el modus vivendi de la sociedad del pasado surgen nuevas preguntas. ¿Por qué? Por qué vivían de ese modo y no de otro o qué les unía  a esa tierra y cuáles fueron sus características con respecto a otros grupos contemporáneos.

Por eso me gusta decir que cuando excavas, estás en contacto directo con el pasado. Es un viaje en el tiempo en el que tratas de resolver esas preguntas a partir de la cultura material.

Estas cuestiones son ampliamente visibles en momentos de cambio sobre todo. El neolítico, la llegada de los romanos, su caída…Épocas de coyuntura donde se aprecia en el registro arqueológico un cambio con respecto a lo anterior. Voy a tomar como paradigma el Neolítico por ser un período de gran desarrollo y porque se produjo en época pre-histórica y por tanto, su conocimiento se basa principalmente en el registro material.

Qué fue el Neolítico

El nombre viene dado en referencia a los tipos de herramientas de piedra que aparecen junto con el desarrollo de la agricultura. Unas piedras pulimentadas mucho más sofisticadas que en la época anterior. Es, por tanto, denominada la época de la Piedra Nueva(neo-lítico).

Hachas, raspadores, arpones, flechas… una gran variedad de herramientas que reflejan una gran habilidad de elaboración, lo que viene a indicar que se produjo cierta especialización en la elaboración de objetos propiciada por el control de la producción de alimentos que permitiría la liberación de las tareas agrícolas a determinadas personas del grupo para dedicarse a otras tareas de producción como podía ser la elaboración de herramientas.

Si quieres averiguar lo que significó el desarrollo de la piedra lee esto.

Cómo vivían en el neolítico

El neolítico se conoce al periodo del pasado en el que se empezó a producir un cambio en las sociedades prehistóricas cambiando su base económica de cazadores-recolectores a producir su propio alimento y medios de subsistencia. Es decir, cuando se empezó a desarrollar la agricultura.

Este desarrollo trajo consigo innumerables consecuencias de todo tipo en todos los ámbitos de la vida cotidiana:

  • Desarrollo de las herramientas.
  • Cambios en la producción de alimentos.
  • La elaboración de la cerámica.
  • Expansión del comercio
  • Sedentarización.
  • Estratificación social
  • Nuevas estructuras políticas

Podríamos estar enumerando los cambios hasta mañana. Pero creo que con lo que te he expuesto es suficiente para que te hagas una idea de lo “revolucionario” que fue el desarrollo agrícola.

Pero este cambio no se produjo de golpe en todo el mundo sino que fue en diferentes épocas y en diferentes lugares a partir de hace unos 10.000 años en el Próximo Oriente, identificado como el punto desde donde surgió esta revolución agrícola.

Evolución por asimilación o autóctona- Al fin y al cabo desarrollo

Este hecho, hace pensar a algunas investigadoras que el Neolítico fue un proceso inevitable en la evolución humana que tuvo lugar en diferentes partes del mundo de forma autóctona. Otros, sin embargo, creen que el propio desarrollo agrícola fomentó los contactos comerciales que ayudaron a difundir los nuevos modos de vida.

Al comienzo del Neolítico, la gente empezó a cultivar especies vegetales como trigo y cebada y a conservar animales salvajes en recintos cerrados para controlarlos (los llamados ovicápidos: ovejas, cerdos, cabras…). Estas actividades llevaron a la domesticación de animales y plantas y su acondicionamiento a nuevos modos de vida.

El tener estos recursos alimenticios al alcance y controlados, propició la acumulación de los mismos y a generar excedentes con lo que la producción de cerámica se desarrolló también como consecuencia directa. Ese excedente que no se necesitaba se utilizó para intercambiar bienes con otros grupos, lo que provocó también el intercambio de ideas.

Cambios de ayer y cambios de hoy

Te podrás imaginar el impacto que todos estos cambios tuvo en la sociedad. Y estos cambios se ven reflejados en los restos materiales. Elaboración de estructuras, producción industrial, materiales novedosos, actividades más complejas, productos más sofisticados, monumentos… Todo lo vemos en los restos que nos dejaron.

Como ves, el Neolítico fue una especie de globalización tal y como la que vivimos hoy en día con Internet. La gente empezó a tener acceso a nuevos bienes y la producción cambió de forma radical. La sociedad cambió completamente. No cabe duda de que este período post industrial en el que estamos ahora se estudiará en los libros de Historia como una revolución al mismo modo que la Neolitización, la romanización o la Industrialización.  

 

 

Entradas relacionadas

Deja un comentario

You must be logged in to post a comment.